domingo, 13 de septiembre de 2009

"Historia de mi vida"

video

Perseverancia y actitud de fe

Existen muchas personas que no conquistan una transformación en su vida, porque no ponen la fe en acción. La Palabra de Dios dice: “Sin fe es imposible, agradar a Dios...” (Hebreos 11:6). No basta tener fe, hay que actuarla, ponerla por obra y así poder conquistar los beneficios de la fe.

Cuando la persona cree de verdad, cuando se tiene una verdadera fe, la persona no desiste, no desmaya, la persona persevera y lucha porque cree que lograra la victoria y cree que Dios le respondera. Ella no mira para las circunstancias, dificultades, trabas o problemas, ella mira hacia adelante, cree en la victoria y cree que en Dios encontrara una transformación de vida.

Tomar actitudes de fe, obedecer la voz de Dios, el mirar hacia adelante y perseverar, es que nos lleva a lograr un cambio de-vida. Cuando-se vienen las luchas y persecuciones sepamos que vamos en el camino correcto.

Fe es mirar hacia adelante, es no mirar para las circunstancias, etc. Tal vez lo que esta viviendo es muy difícil, es duro, pero hay que seguir adelante para obtener la victoria. La Biblia dice: “Fe, pues es la certeza de lo que se espera”. No se puede esperar por lo que se quiere desanimado, triste o abatido, se debe esperar con certeza que se va a vencer y que el milagro va a suceder, esto es fe.

El mal siempre va a querer sembrar la duda en nuestro corazón para que nosotros no estemos en la fe y desanimemos, por eso es muy importante estar atento. Si en su vida vienen las luchas, persecusiones, etc. Es porque usted esta en el camino correcto. Cuando la persona viene a la iglesia para buscar a Jesús entonces es cuando se levantan contra ella personas para criticarla y es así que ella viene a pasar por persecusiones... Todo esto para sacar a la persona del camino de Dios.

El profeta Elías fue perseguido por los profetas de Baal, por Jezabel, por el rey, por el sistema político y religioso de su época porque él predicaba la Palabra de Dios. Elías iba en contra del sistema de su época, querían matarlo, pero él no desanimo el siguió en la la fe. Elías creía que Dios iba a transformar aquella situación y así sucedió porque él luchó y creyó. Si Elías hubiere mirado para la situación hubiera desistido, pero él confiaba en Dios y fue así que Dios le dio la victoria. En el Monte Carmelo Dios probó que es el único Señor y Dios respondió con fuego la oración de Elías.

Nosotros nos tenemos que aferrar al Señor Jesús, porque Él es el único camino hacia al Padre y Él es el único que puede salvar nuestra vida. Cuando se persevera en la fe, es porque se tiene la certeza que lo que Dios ha prometido en Su Palabra se cumplirá. Todo lo que se quiere se conquista con lucha, con sacrificio, con renuncia, con dedicación, etc. El Señor Jesús dio la vida por nosotros, pero aún hay que seguir sacrificando, y luchar para tomar posesión de lo que se quiere.

Un ejemplo de fe, fue Abraham. Dios le hizo la promesa que le daría un hijo, a él y a su esposa. Abraham ya era de una edad muy avanzada y por igual su esposa que además era estéril. Ante los ojos humanos no había mas esperanza, pero Dios había prometido y Abraham creyó, a causa de esto Dios lo honró, dando a su hijo Isaac.

Abraham en ningún momento se debilitó o miró para su condición, no dudo, perseveró y creyó que Dios era poderoso para hacer todo lo que le había prometido. Fue así que Dios le dio la victoria. Dios quiere obrar en su vida, pero usted tiene que quitar de su corazón todo lo que impide efectuar la fe. Para tener una verdadera transformación de vida, nosotros tenemos que poner por obra la Palabra de Dios, perseverar en la fe y así cosecharemos los frutos y obtendremos la victoria. Asuma un compromiso con Dios, tomé una actitud de fe y perseveré creyendo que Dios es grande y le dara la victoria. Dios los bendiga.

Venga y participe de una oración especial cada domingo a las 9:30 a.m. donde usted se fortalecerá en la Presencia de Dios y así podrá vencer las adversidades de su vida

sábado, 12 de septiembre de 2009

lunes, 17 de agosto de 2009

Un espíritu superior

La Biblia nos menciona de alguien llamado Daniel: "Pareció bien a Darío constituir sobre el reino ciento veinte sátrapas, que gobernasen en todo el reino. Y sobre ellos tres gobernadores, de los cuales Daniel era uno, a quienes estos sátrapas diesen cuenta, para que el rey no fuese perjudicado". (Daniel 6:1-2) Daniel era superior a todos estos sapatras y gobernadores, porque en él había un espíritu superior y el rey pensó ponerlo sobre todo el reino. ¿Qué espíritu superior era este? este espíritu superior era su propio espíritu de él, el cual era su carácter, su manera de actuar, la cual era diferente, ¿y por qué? Justamente porque Daniel era un hombre con la vida entregada a Dios.

Daniel era un hombre de fe y a causa de esto le comenzaron a tener mucha envidia "Entonces los gobernadores y sátrapas buscaban ocasión para acusar a Daniel en lo relacionado al reino..." (Daniel 26:4) Daniel era un hombre recto delante de Dios. Si usted pone por obra la Palabra de Dios, se apega a Él, vive una vida por la fe y vive en fidelidad a Dios, va a llegar un momento en que usted se va a destacar, va a salir adelante, será honrado y exaltado por el propio Dios.

A causa de envidiar a Daniel, buscaron la forma de acusarlo de alguna manera. Por lo que dictaron un mandato el cual perjudicaba a Daniel. Al rey le pesó este mandato, aún él habiendo firmado aquel dictado. El rey buscó ayudar a Daniel, pero no lo pudo librar, porque él había hecho una promesa. (Daniel 6:7-9) Ahora podemos imaginar la Palabra de Dios, en la cual Dios promete algo y tampoco puede ser revocada.

Cuando nosotros tomamos actitudes apoyadas en la Palabra de Dios es imposible que Dios deje de cumplir Su Palabra. Si usted se entrega, se lanza en la Palabra de Dios es imposible que usted fracase. El rey no pudo librar a Daniel y le dijo "que el Dios que él sirviera le librara". Dios envio un ángel para librar a Daniel de los leones. Así es en nuestra vida cuando vivimos apegados a la Palabra de Dios, Él nos libra de todo mal

Después de eso fue dada una ordenanza: "Que en todo el dominio de mi reino todos teman y tiemblen ante la presencia del Dios de Daniel...". (Daniel 6:26-28) Daniel en todas las situaciones fue prosperaddo, porque Dios era con él, porque él tenía un espíritu superior. Dios nunca le desamparó. A través de su actitud de fe, usted puede obtener la victoria, usted puede recibir una vida nueva, esto es, si usted toma la decisión correcta de buscar a Dios y poner por obra Su Palabra, es así que su espíritu comenzara a ser superior. Dios los bendiga abundantemente